Cartas de los padres de la Compañía de Jesus de la Mision de Filipinas ..., Volume 4

Front Cover
los Amigos del País, 1881
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 86 - María, los artículos de la fe, los mandamientos de la ley de Dios, y los de la...
Page 3 - Señor sea con las primeras, porque mucho en el Señor nos gozamos, cuando se nos escribe que el servicio del Señor y el provecho de las ánimas se acrescienta.
Page 66 - Recoletos y demás sacerdotes del clero secular. Secundaron el movimiento con su cooperación y ejemplo, las dignísimas autoridades político-militares de la provincia. Al Excmo. Sr. Brigadier Gobernador de Visayas, Sr. Conde de Cleonar, al Sr. Gobernador PM y jefe de Brigada, al Sr. Coronel del Regimiento, á los Sres.
Page 161 - V.: tengo padrino y madrina que me quieren mucho y son mis padres: si mi madre quiere verme, que venga; yo pagaré, aunque pobre, el gasto, aunque tenga que pedir limosna para ello: el Padre y otras personas me ayudarán.
Page 3 - Coja, recibimos, y con ella mucha consolacion y alegría en el Señor Nuestro, en ver el provecho y fruto espiritual que por allá se hace en la viña del Señor; y mucho mayor la...
Page 62 - Buuc; los tres primeros bautizados con los nombres de Ignacio, Gregorio y Celedonio. Extendida el acta de fundación, y distribuidos los títulos de principales, se procedió al roce del lugar, alineación de calles, aplicación de solares etc.
Page 140 - Para preservar pues, á los libertos de estos lazos, así como se les mantiene y se les provee de lo necesario, hasta que recojan la primera cosecha, fruto de sus trabajos, así también, se tiene...
Page 117 - ... la de esta villa, por más que la fama diga otra cosa, el juicio que formará quien quiera que observe lo que aquí pasa.
Page 140 - Cuidamos que tengan viviendas acomodadas á sus necesidades, que no anden en juegos ni en demasiados paseos fuera de los pueblos cristianos. Ambas cosas exigen mucha abnegación, atención y cuidados, tanto el formarlos, cuando vienen y disponerlos para lo que han de ser después, como dirigirlos y hacer que prosigan por el buen camino, cuando ya están casados.
Page 59 - Pacífico, niña dé mis ojos, que me cuesta ya más que la sangre de mis venas y por la cual estoy dispuesto, Deo juvante, al sacrificio de mi vida.

Bibliographic information