Catecismo de la doctrina cristiana explicado o explicaciones del Astete que convienen también al Ripalda

Front Cover
Libreria de Rosa Bouret, 1852 - 416 pages
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Contents

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 36 - Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea el tu nombre, venga a nos el tu reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo.
Page 123 - Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Page 30 - Hallándome gravemente enfermo, pero en mi entero y cabal juicio, memoria y entendimiento natural, creyendo y confesando como firmemente creo y confieso el alto y soberano misterio de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios verdadero...
Page 38 - Santos ya Vos, Padre, — que pequé gravemente con el pensamiento, palabra y obra, — por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. — Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, — al bienaventurado San Miguel Arcángel, — al bienaventurado San Juan Bautista — a los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos ya Vos, Padre, — que roguéis por mí a Dios nuestro Señor.
Page 24 - Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos, y al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos, y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso...
Page 39 - El primero, amar a Dios sobre todas las cosas. El segundo, no jurar su santo nombre en vano. El tercero, santificar las fiestas. El cuarto, honrar padre y madre. El quinto, no matar. El sexto, no fornicar. El séptimo, no hurtar.
Page 42 - ... que no comieras? 12 Y dixo Adam: La muger, que me diste por compañera, me dio del árbol, y comí. 13 Y dixo el Señor Dios á la muger: ¿Por qué has hecho esto? Ella respondió: La serpiente me engañó, y comí. 14 Y dixo el Señor Dios...
Page 32 - ¡Santo! ¡Santo! ¡Señor Dios de los ejércitos! ¡Llenos están los Cielos y la tierra de la Majestad de vuestra gloria ! Se oían castañetear los dientes de Adelaida, pálida como la muerte.
Page 357 - Por lo tanto, quien coma el pan o beba el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor.
Page 381 - Y los que lloran, como si no llorasen ; y los que se alegran, como si no se alegrasen ; y 'los que compran, como si no poseyesen ; 31 Y los que usan de este mundo, como si no usasen ; porque pasa la figura de este mundo.

Bibliographic information